Conviviendo+con+el+virus

Conviviendo con el virus

June 20, 2020

Todos tenemos miedo. De la pandemia, dicen algunos. Del encierro, afirman otros. Pero en realidad, nuestro miedo es más profundo que eso. Es un miedo a la convivencia. O a la ilusión de convivencia. Pero no a la convivencia con otros. En realidad, nuestro miedo es más profundo. Miedo a convivir con nosotros mismos. Miedo a la soledad en las noches. Miedo a la incertidumbre de las mañanas. Miedo, por estar encerrados con una persona que apenas conocemos, que hacía lo posible por ser feliz ignorándose, evadiéndose, ocultándose. Miedo a la soledad… porque ya no existe nadie que pueda salvarte de ti mismo. Ahí, en ese momento de eterna reflexión y auto-conocimiento, es cuando vemos que a diario tomamos prestado el cuerpo de un extraño, con los gustos y metas de otros extraños, y con el alma de alguien desconocido. ¿Qué tanto nos conocemos? ¿Nos definen lo amigos, el trabajo, los hobbies… ? ¿o sólo al estar contigo mismo, en el silencio y la quietud del encierro, basta para saber quién eres?

No, no te basta. No te soportas. No te conoces. Siempre habías tenido tantas cosas que hacer, que el tiempo no parecía ser suficiente para hablarte, para descifrarte. Ahora que tienes tanto tiempo y pocas cosas que hacer, no sabes cómo dar el primer paso para contemplarte. ¿Quién eres en la soledad de tu encierro? Puede que nadie. Puede que sin todo lo que ostentas que tienes, te quedes sólo con lo que eres y no sepas qué hacer con eso.

Pero el problema de la identidad va más allá de no saberla. Trasciende a no saber que no se sabe. Aunque sentimos que sí sabíamos, ya que siempre sentimos saberlo todo. Pero en reaidad no sabemos nada. ¿Cómo podríamos, entonces, hablar de conocer el mundo, cuando no nos conocemos a nosotros mismos? Nuestra visión es tan sesgada y reducida a lo que queremos ver, a lo que queremos ser, que mal interpretamos todo a nuestro alrededor.

¿Qué nos deja, entonces, la pandemia? Una oportunidad. Una única oportunidad de conocernos. De dejar de pelear con nosotros, de sabotearnos y de hundirnos, para hallar en lo más profundo de nuestra ignorancia y ego, nuestra identidad y propósito en la vida. Después, cuando salgamos al mundo, conociéndonos, tendremos el privilegio de conocer a los demás, ayudar a los demás, escuchar y entender en un mundo que antes nos era desconocido y ajeno. La clave estuvo siempre en arreglarse a sí mismo primero.

CAS NEWS • Copyright 2020 • FLEX WordPress Theme by SNOAcceder