The Student News Site of Colombo American School

LECCIONES DE VIDA

October 2, 2018

Algunos padres de familia de grado cuarto tuvimos el privilegio de acompañar a nuestros pequeños y pequeñas a una visita de voluntariado realizada en los Hogares Infantiles “Nuestro Nido” y “Aprendiendo Juntos”, lugar para niños y niñas menores de 2 años, quienes, por circunstancias de la vida, llegan allí a diario para recibir un cuidado básico y amoroso mientras sus padres trabajan para el sustento diario.

Así que tuvimos la alegría de entregar la colecta que nuestros hijos, promovidos por ese maravilloso equipo de Formación Humana y Catecismo del Colegio, llevaron a cabo con  su círculo familiar cercano; también fuimos testigos de cómo se convirtieron por un par de horas en padres o madres adoptivos de los menores que les fueron asignados.

Al final de la jornada del día, ya en el Colegio, presencié la reunión de cierre de la actividad, en la cual los niños y niñas compartieron sus lecciones aprendidas. Debo decir en aras de la imparcialidad, que no estoy en capacidad de reproducir en texto la calidad expresiva, inocencia y profundidad de los aprendizajes que allí fueron compartidos por todos: me sentí orgulloso padre representante de todos los orgullos de los papás del CAS.

Puede que para muchos esta experiencia se convierta en una agradable satisfacción y en una tarea ya ejecutada del calendario a la que se puede sacar de vista, pero en nuestro Colegio, el CAS, ésto es mucho más: son lecciones de vida.

Sé que el salmo 34, la solidaridad, el agradecimiento por las señales tácitas que cada uno de nosotros percibe del otro, el esfuerzo por agradar y atender, y el hecho de reconocer que el mundo no es igual para todos, y que un pequeño que nació en un mundo menos favorecido, que no conoce de las diferencias que hay en el mundo, también se siente triste, asustado, con frío o calor, y hasta enfermo -sin siquiera saber que lo está, porque su normalidad es sentirse así-, tocó los corazones y mentes de este maravilloso grupo de primaria.

Dar es un privilegio y responsabilidad al mismo tiempo; pero aprender a recibir y valorar las manifestaciones de agradecimiento de parte de aquellos a quienes les compartimos es, tal vez, más importante, porque es la huella que nos queda en la memoria. A veces olvidamos que hay tanto dolor en el mundo, que quien recibe tiene ya mutilada su capacidad de ser recíproco ante un acto de generosidad. ¡Entonces abramos el corazón y aprendamos a leer de nuevo!

Por eso, si mañana no puedo estar aquí de nuevo con mis hijas Mariana y Violeta, deseo recordar y dar y saber recibir con más humildad, ser mejor cristiano y amigo de las religiones, culturas y proyectos humanos que buscan el bien del prójimo, como el legado que dejó a mi vida esa mañana de viernes.

¡Fue todo un honor haber sido testigo de primera línea de esta maravillosa experiencia!

 

 

CAS NEWS • Copyright 2018 • FLEX WordPress Theme by SNOAcceder